La madrastra de ese inocente cree que nadie volverá a casa en horas y calienta la situación hasta tener su polla en la boca, comiéndosela saboreándola a tope haciéndole ver las estrellas increíblemente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *